Mi visita a la India

Fui a la India.

“Pero, Antonio, India es enorme, no puedes simplemente decirme que fuiste a India, tienes que ser mas específico”

Kerala

Fui a Kerala, un estado en la punta sur del país – con ciudades poco conocidas cuando las comparas con las otras grandes urbes; un estado único dentro de India por las diferencias tan marcadas de los demás. Desde el clima hasta la diversidad religiosa. Como mexicano crecí creyendo en muchísimos estereotipos de las personas de India:

  • Todos son hindúes
  • Fueron conquistados por los británicos
  • Todos hablan hindi
  • Todos son vegetarianos
  • Todos tienen rasgos físicos similares

Pero desde que comencé a interactuar con estudiantes de India durante la maestría me di cuenta de mi error.

No todos son hindúes: La diversidad religiosa de Kerala es la más grande en el país: 54.72% de la población son hindúes, 26.56% son musulmanes, 18.38% son cristianos y el resto profesan otras religiones o ninguna. De anécdotas parece ser que la gente en Kerala no siente tan fuerte la división religiosa, y más bien pareciera que todos se llevan bien unos con otros; la convivencia es tan natural como entre personas de religiones diferentes.

Las religiones de India

No fueron conquistados por los británicos (inicialmente): Parte de esta diversidad proviene de que Kerala fue inicialmente “invadida” o conquistada por diversos imperios a lo largo de su historia: inicialmente por los portugueses en 1500, los neerlandeses en 1660 y posteriormente por los británicos en 1799. Esto sin contar las invasiones entre reinos originarios de la India.

No todos hablan hindi: La historia de India está marcada por la existencia de múltiples reinos que existían antes de las invasiones de las potencias europeas. estos reinos se caracterizaban entre otras cosas por los idiomas que hablaban, a pesar de ser colindar unos con otros, los idiomas eran diferentes – división que hasta la fecha prevalece. Muchos tienen la idea de que el hindi en conjunto con el inglés son los idiomas oficiales – y mientras que esto es cierto, hay otros idiomas que tienen un estatus especial en la constitución: bengalí, marathi, telegu, tamil, gujarati, urdu, kannada, odia, malayalam (el que se habla en Kerala), punjabi, asamés… entre otros.

Los lenguajes de India

Otra de las expectativas que uno puede llegar a tener es que la gran mayoría de indios hablan inglés, sin embargo esto también es una idea errónea, solamente un 12% de indios declaran el poder hablar inglés como lenguaje secundario – principalmente en las grandes ciudades; en mi experiencia en Kerala son los jóvenes, de mi edad y menores quienes pueden hablar en inglés, mientras que otras generaciones se comunican principalmente en sus idiomas nativos.

Otro fenómeno curioso y que crea falsas expectativas es que en las películas indias muchas veces existe una mezcla entre inglés y el idioma nativo, los actores suelen usar palabras en inglés y en ocasiones frases completas. En la vida real esto no es tan común.

No todos son vegetarianos: En Kerala la gente come carne de res, puerco y pollo – además de que al ser un estado con una costa enorme es de esperarse que el pescado sea parte de la dieta de los keralitas. Esto representa una gran diferencia con algunos otros estados en donde el consumo de carne de res es inclusive prohibido por la ley. Lo interesante es que parece ser que algunos hindus dentro de Kerala también consumen carne de res en diferentes grados – a veces hasta en secreto.

Lo mismo sucede con el alcohol, hay estados en los que está prohibido – en Kerala uno puede comprar alcohol de tiendas del gobierno, hoteles y restaurantes.

No todos tienen rasgos físicos similares: la gente del sur tiende a tener tonos más oscuros de piel mientras que hacia el sur este es más claro – una de las cosas que más me sorprendió es ver gente con rasgos orientales (comúnmente asociados con personas de origen Japonés o Chino) pero con piel oscura, un fenómeno que se da en la parte noreste de India.

Mis experiencias

Manejando en India

Madre mía, quedé impactado con la forma en la que la gente conduce, no quiero decir que es malísima porque a final de cuenta les funciona, pero definitivamente no se si me atrevería a conducir con plena seguridad en esas calles.

Pareciera que el claxon es tan importante al momento de conducir que el acelerador y el freno. Tocas el claxon cuando vas a rebasar, tocas el claxon cuando te van a rebasar, tocas el claxon cuando vas ocupando el carril contrario para que la gente sepa que vas ahí… el claxon se usa para todo.

Es común rebasar a como de lugar y tienes que estar completamente atento a tus alrededores puesto que en cualquier momento puede aparecer alguien con más prisa que tu para acelerar hasta ponerse delante de ti.

En la parte de Kerala en la que estuve las aceras (o banquetas) no existian, una calle de dos carriles es compartida por peatones a pie, gente andando en bicicleta, autorickshaws, vehículos privados y autobuses del transporte público.

India es un país grande, con comunidades dispersas lejos de las grandes ciudades y con climas como el de Kerala en donde o hace mucho calor con humedad o está lloviendo constantemente el andar a pie es una opción poco atractiva tanto para locales como turistas – pocas veces caminé, mi medio de transporte preferido eran los autorickshaws.

La comida

Ya hablé un poco de la diversidad culinaria de la India, pero aquí quisiera entrar un poco más a detalle. La comida suele tener una fama por ser picante y con muchas especias – solamente lo segundo es verdad, hay una cantidad enorme de especias y mezclas de estas que crean sabores que no tienen igual en la comida mexicana. Sin embargo muy pocas cosas son picantes de que te enchiles.

En India también existe una gran cultura de compartir la comida – la prevalencia de platillos individuales es rara a diferencia de países occidentales. Allá la comida se pone al centro y cada quien toma y se sirve lo que va a comer, tantas veces como sea necesario. Usualmente se coloca un arroz (ya sea preparado o simple) y una variedad de platillos de los cuales mezclas en tu plato de forma individual.

Una mesa bien servida

Otra de las peculiaridades es que es muy común el comer usando solamente los dedos de la mano derecha, mezclando el arroz o pan con el resto de los platillos antes de llevarte todo a la boca. Las reglas no escritas son que no debes dejar que la comida toque la palma de tu mano ni debes ayudarte con la mano izquierda para alimentarte; de igual manera el lamerte los dedos, algo que suelo hacer constantemente, no es tan bien visto en público. Obviamente la higiene de las manos tiene un puesto prioritario, tanto en los hogares privados como restaurantes puedes encontrar lavabos y jabón sin necesidad de tener que entrar al sanitario.

Algo que me no me agrada tanto de la comida allá es la cantidad de aceite que se usa para cocinar – en Kerala pareciera que no se puede preparar absolutamente nada sin usar aceite de coco. Hablando de quejas, los postres indios contienen una cantidad inimaginable de azúcar, haciéndolos empalagosos y probablemente poco saludables para su consumo humano.

El baño

En India hay dos tipos de baños: a veces hay inodoro en el cual te puedes sentar como lo conocemos en occidente o a veces este es reemplazado con un orificio en el suelo el cual hay que sentarse en cuclillas. En todos los lugares que yo visité había inodoros.

Pero la cosa más extraña es que no suele haber papel higiénico para asearte después de hacer tus necesidades – en su lugar, la gente de India optó por un método superior de higiene: lavar en lugar de limpiar. En los baños encontrarás una especie de pistola de agua, la cual debes usar para lavarte el asunto una vez que lo hayas usado. Mano derecha para dispensar el agua, mano izquierda para ejecutar el lavado. Ahora ves por qué no es tan bien visto el comer con la mano izquierda.

No tengo ninguna queja al respecto, es un poco extraño y complicado al inicio, pero creo que si vas a pasar un tiempo prolongado en India debes acostumbrarte. Yo llevé unos cuantos rollos de papel higiénico (porque el papel que puedes comprar allá es más delgado que nada), pero la próxima vez sí me atreveré a aceptar la forma superior de higiene personal.

En donde si tengo quejas es en el hecho de que los baños son considerados wet bathrooms son baños en los que no existe una división física entre la regadera y el resto de los muebles de baño, es decir, cuando te estás duchando el resto de los muebles de baño son salpicados con el agua que estás usando. Esto significa que debes limpiar el cuarto después de haberte duchado – de otro modo tu baño permanecerá húmedo y un poco desagradable para la próxima vez que lo uses.

Miradas

Me habían advertido que la gente de India tiene una tendencia a mirar fija e intencionalmente a otras personas, principalmente a aquellos que son diferentes de la norma que suele existir en su vida cotidiana – ojo que esto no solamente aplica a extranjeros blancos (o rosas, como yo) sino también con indios que son inusualmente altos, chaparros o con tonos de piel diferentes. En mi caso particular no sentí tanto este fenómeno, porque no anduve mucho en público, pero definitivamente sí me di cuenta en un par de ocasiones que se me quedaban viendo fijamente. La clave está en no considerarlo grosero intrinsecamente, la vista es muy natural y es normal que algo diferente a lo que estás acostumbrado atraiga tu atención.

Gastos

Me fui de India con la idea de que, comparado con los precios que pago en Londres, todo es muy barato (comida, transporte y entretenimiento). Me resulta increíble aún que por el equivalente a 20 dólares conseguimos alimentarnos 3 personas en un restaurante caro para los estándares indios. Si estás dispuesto a sacrificar un poco más en comodidad (e higiene tal vez) puedes comer bien con unos 2 o 3 dólares al día.

De despedida

Disfruté muchísimo mi tiempo en India, no puedo esperar para regresar y pasar más tiempo allá y conocer más de su cultura.

Go Top